Mi opinión sobre After de Anna Todd (y de cómo me enojé mucho).

He leído el primer libro de la Saga/Trilogía/No sé ni me interesa: After. Y publico esta entrada porque he quedado traumatizada. No sé qué tanta atención mediática ha tenido esta “novela”, sólo espero que no haya alcanzado los extremos de Cincuenta Sombras de Grey. Que AFTER es igual, incluso peor.
Wattpad molestaba tanto con el anuncio de la novela (la editada y vendida) que terminé cayendo y comencé a leerla. (Esto va para largo)
No tengo ni la menor idea de cómo alguien puede encontrar esto romántico.
He quedado tremendamente horrorizada, y me horrorizo más al leer comentarios tachando esto de romántico. Esto es abuso, violencia, manipulación, mentira. Es todo menos amor.
Y cuando al inicio decía que puede ser incluso peor que 50S, lo digo porque 50S se presenta como una fantasía un tanto alejada de la realidad de las lectoras. Nunca nadie va a conocer a un tipo así de rico y psicótico, porque los ricos sólo se llevan con ricos o pagan prostitutas finas, y los psicóticos están hospitalizados o presos. Con todo y las estupideces cometidas por las lectoras, y los casos en que lamentablemente si encontraron a un Christian Grey (ya saben, las noticias donde la mujer murió por imitar prácticas del libro), no es una realidad tan próxima a la de las lectoras (o al menos así me quiero engañar, porque no puedo creer que se acepte tanta estupidez, sin más). Las que tuvieron sentido común supieron desde el inicio que sólo era una fantasía estúpida y abusiva, pero no les planteó más influencia que esa, no como a otras más idiotas (perdón por el lenguaje, pero esto me enoja). Ahora bien, en AFTER, los dos protagonistas son universitarios comunes y corrientes, como tú, como yo, lo que crea una sensación de cercanía. Una sensación de “posibilidad” puede decirse.
Y viendo las noticias, y viendo la vida de amigas y amigos, incluso de familiares, no pueden venir a plantarme cara y decirme “sólo es ficción”. En primer lugar, es un argumento estúpido. Las ideas nunca son ficción, son reales. Son reales y se implantan en tu inconsciente y a ciegas comienzan a buscarse porque hay algo dentro, algo que no distingues que te es aparentemente ajeno, que te mueve. Porque eso es lo que es el inconsciente. No tienes poder sobre él.
Con esto tampoco se quiere decir que todo lo que se escribe tiene que ser ideal y sano. No. Para nada. No intenten tomarlo por ahí, conmigo no les funcionará. Suceden cosas muy feas en el mundo. Ahora bien, hay que replantearlo: digamos que nos presentan esta misma historia con un tono más noticioso (que ya abundan noticias de esto): chica se suicida (no es el caso de la novela, pero es un ejemplo) porque el novio apostó su virginidad con los amigos.  Se imaginan a la reportera, la cintita informativa abajo, y la cara de consternación de esa mujer mientras le dice a otras mujeres que hay que tener cuidado, y se precavidas. En las noticias hay cierto distanciamiento, y cierta objetivismo (depende del noticiero, claro). En estas novelas rosas cutres, no lo hay. De hecho, se busca lo contrario, se busca que las jóvenes y los jóvenes se sientan identificados con personajes, situaciones y sentimientos. Estas novelas buscan que la lectora o el lector diga: sí, es algo que me puede pasar.
Y efectivamente, es algo que pasa día a día, pero no de la manera rosa, romantizada e idealizada que presentan estas novelas. Esto es un absurdo inmenso que no sé cómo ha tenido cabida en tantas cabezas. Es algo que tiene que desaparecer. Porque mi problema no es el contenido, es cómo lo presentan. Esta idealización tiene que desaparecer porque es dañina. Porque las relaciones que tienen los jóvenes hoy en día ya son lo suficientemente tóxicas como venir a cagarse más en ellos. Porque no se les educa. Porque se les ve con un libro  y ya con eso creen que se está formando. Si existe la creencia que un buen libro nos educa, ¿por qué resulta tan inconcebible que un mal libro nos afecte de una manera negativa?
Pero, hablando un poco de la historia. Recuerden que sólo leí el primer libro (no pienso leer los demás) así que mis impresiones sólo están basadas en esto.
 Tessa es esta chica normal, con buenas notas, que se desvive por complacer a su madre. Tiene un novio, Noah, buena gente. Tessa llega a la residencia universitaria, donde conoce a Steph y compañía, dentro de esa compañía se encuentra Hardín, quien desde el inicio es grosero con Tessa. ¡Ah! Pero es “guapo” para chuparse los dedos y todas esas babosadas ridículas e inverosímiles.
Comienzan a frecuentarse porque en una fiesta, durante un verdad y reto, Tessa confiesa ser virgen. En este momento nadie se lo plantea, pero al final del primer libro Tessa se entera que Hardín sólo se le ha acercado por una apuesta. Apostó dinero con sus amigos para ver quién le quitaba la virginidad. Hermoso, ¿verdad? Ruedan lágrimas de cocodrilo por mis mejillas. Es que, a pesar de la humillación, mientras trataba de llevársela a la cama, ¡ha terminado enamorado de ella! Dios mío, ¡qué cosa más hermosa! A esto aspiro yo en la vida, a que me declaren su amor humillándome, manipulando mi vida sexual y todo eso. *Más lágrimas de cocodrilo*.
Claro, durante todo este proceso de “desvirgamiento” (en el buen léxico, claro) él no tuvo la decencia siquiera (digo, si iba a desflorar a la cipota para ganar dinero, por lo menos hacerlo con algo de clase, hay que ser badass con estilo, hombre) de ser amable con ella. No. El tipo es tan imbécil que por todo se enoja, y se muestra tan celoso y posesivo, que sólo le falta el taparrabo y el mazo y “¡hunga, hunga!” (sin ánimos de ofender a nuestros ancestros, que estos defendían su comida). Pero ella está enamorada de él. Y claro, lo comprendo, ¡es que es tan guapo! Y sus tatuajes, joder ¡dayum! Y su pasado oscuro y tormentoso (porque todo aquel que tenga un trauma de la infancia tiene permiso expreso para tratar a todo el mundo como una mierda, es normal y aceptable, es ley). Y la cereza del pastel: lee a Austen y a las Brontë. No, es el hombre perfecto.
¡Dónde estás, mi hombre perfecto!
Se deja influenciar tanto por él, se crea tan pronto esta relación enfermiza de dependencia, que Tessa rompe con su novio, que es lo sensato, después de haberle puesto los cuernos tantas veces; y con su madre. Que es cierto que la mujer es una controladora igual, pero si vas a escapar de una controladora no vayas a caer a las manos de un controlador. ¡Entonces en qué estamos, niña!
Se mudan a los casi tres meses de haberse conocido. Es amor, les digo, ¡ni se les ocurra decirme lo contrario! Pero la dinámica es la misma: están acaramelados, pelean, ella tiene miedo de decir lo que piensa, él pide perdón y dice que intentará ser mejor, que por ella quiere ser mejor persona, pero viene y vuelve a ser grosero y ofensivo, y acepta que es grosero y ofensivo porque quiere lastimarla, pero es que a veces así es él, sólo quiere lastimar a la gente. Y blablablá. Le cuenta su trauma de la infancia (que sí es pesado, pero nada justifica el que trates a las personas como mierda) y ella, cautivada, conmovida, y viendo despertar un sentimiento de sobreprotección tan absurdo como inaudito, exclama: ¡ahora lo conozco mejor!  Y el amor crece, y ahora ella sabe que tiene que tener más cuidado con él, porque él ha sufrido tanto, TANTO, que ya comprende por qué es tan agrío y mierdero (en el buen léxico) con todo el mundo. ¡El mundo al fin tiene sentido!
Pero entonces ocurre lo que tiene que ocurrir (y me salto tanto porque en realidad es una novela repetitiva y aburrida): Tessa se entera de la apuesta. Jesucristo, mi corazón se rompió en pedacitos. Casi entierro la cara en la almohada tratando de contener mis ¡POR QUÉ! Como si no hubiera sido claro desde el inicio la mierda de persona que es Hardín y lo ingenua y estúpida que había sido ella al creerle todito.
Es humillada. El único que medio medio la defiende es Tristán, novio de Steph, porque ni ella, a quien Tessa consideraba una amiga, le dijo nada del trato. Los demás chicos se están burlando. Hardín ha ganado y aparentemente se ha llevado un billetón. Claro que para comprobar el “desvirgamiento” tuvo que cumplir ciertos requerimientos protocolarios, claro, para demostrarlo. Lo lógico. Así que guardó el primer condón utilizado, para enseñárselo a los amigos, y de paso, anduvo paseando en su auto las sábanas manchadas de sangre sobre las que Tessa  y él tuvieron sexo. El poder del dinero, qué les digo. Claro que él como típico héroe de novela rosa cutre, estaba enamorado de ella, y sintió culpa. Pero habla de esto como si la primera vez que tuvieron sexo hubiera pasado hace mucho, mucho tiempo. Y recuerden: tres meses. Son 700+ páginas de pura mierda desarrollada en un lapso de tres meses. Terrible. Dice él que no sabía que se iba a enamorar de ella, que lo perdonara, que podían arreglarlo. Y etc. Ella llora y llora y se siente una mierda, claro, porque como mierda ha sido tratada todas las 700+ páginas y más sorprende que hasta ahorita se dé cuenta de ello. Se marcha con Zed (otro de los que había apostado su virginidad) y le pide que le cuente todo. Y así termina esta barrabasada inaudita destroza neuronas. Fin.
No se ofendan. Es mi impresión y nada más. Puede ser que sí me dice alguien por ahí que la ha gustado y la ha encontrado romántica, yo pierda un poquito la cabeza y cualquier buena idea o sentimiento que pudiera haber tenido o tener sobre esa persona. A estas alturas, ni me molesta ser ofensiva porque todo esto se está volviendo cada vez más ridículo. Y me enoja. Me enoja. ¿Qué quieren que les diga? Esto no es normal. No es simplemente “ficción”. Es la comercialización indiscriminada de una idea aberrante que implanta ciertos ideales en la mente de las personas aunque estos ni lo noten o se empeñen en negarlo. Si se empeñan tanto en negarlo, por algo será. Sólo digo.
Es todo.
Sean felices.
Lean con cuidado.

Saludos.

PD: Omití el decir que todo esto comenzó siendo un fanfic de 1D porque ni los fanfics son tan malos ni las fanfickers tan huecas y no hay que darle mala fama al género. 
PD: Pueden ser ofensivos en los comentarios si les he tocado algún nervio, sólo recuerden que de igual manera he de responder. 

Comentarios

  1. Vaya! me dejaste en una! Mira que tengo un reto de leer un libro con mala reputación y tu reseña no es la primera que leo en donde el libro no gusto. Sinceramente no sé si leerlo o no, pero voy a intentarlo solo para cubrir este reto. Gracias y a encomendarme a ver como me va a mi, aunque ya vi que voy a terminar con la bolsa para vomito en la mano. jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes leer ese o 50 sombras que anda por las mismas (dale una mirada a mi blog, 50abusos,blogspot,com )

      Eliminar
    2. Por eso no me gustan los retos (?) jajajajajaja. Bueno, pero si tienes que leerlo, hazlo; por lo menos así comprobarás lo que digo. Es que a veces creen que yo tengo algo contra la literatura juvenil o la young adult, pero no es eso, no dudo que hay buenas obras en estos géneros. Lo que me carcome la existencia es que sean precisamente las dañinas y tóxicas las que se vuelven más populares. Es enfermo.

      Eliminar
  2. Hola! Justamente la semana pasada estabamos discutiendo en mi libro de lectura por donde empezar y ese me llamó la atención (culpa de la portada y sus colores) y por el precio (En Venezuela cuesta más de mil bs.) ya que por lo general si hay algo tan caro en una librería acá es porque es bueno. Cuando me dijeron que era basado en un fanfiction de 1D todos arrugamos la cara y pasamos a mejores titulos.

    Una amiga incluso me dijo: Después de tantos años, ahora me van a querer cobrar una millonada por leer fanfictions? y malos? nonono xD

    Ya de por si la historia de la apuesta por la virginidad està tan trillada (me vino a la mente GRRM con la historia de Brienne, y eso que amo a ésta última)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Lo de la virginidad es trillado, pero también ofensivo, y puede plantear un prejuicio para las mujeres. Cuando la sexualidad es cosa de uno y cada quien la vive como quiere y no tiene por qué andar rindiéndole cuentas a nadie o justificándose o tratándose a las personas de menos por ello. Y esto es lo que promueven con estas historias trilladas. Nadie debería de sentir vergüenza de sus experiencias sexuales, existan o no.

      Eliminar
  3. Ok, quemare ese libro cuando lo vea por acá!! Esa clase de novelitas me dan pendiente x q son los adolescentes quienes lo leen y si de posi uno se la vive confundido ahora mas con ello v_v

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ya te imaginarás la horda de niñas gritando a los cuatro vientos que quieren vivir un romance así. Y te imaginas a las mujeres que viven una relación así y que saben que no hay romance, que es tan difícil dejar una relación abusiva, y que venga alguien más a idealizar y romantizar esta situación... hasta ofensivo resulta.

      Eliminar
  4. Opino TAL cual lo que has escrito. El otro día estaba en una librería, comprando libros de texto para el cole para mi hija y veo a una adolescente que estaba comprando esta porquería y ¡estaba con la madre! Casi me dan ganas de arrancárselo de las manos y arrojarlo a la calle. Las miré mal, con cara de pocos amigos. La madre "contenta" con la nena que iba a leer un libro "tan gordo". Yo para mis adentros me decía: ¿y la calidad? DIOSSSSSSSSSS qué podemos esperar de los adolescentes si ya las madres son más huecas que ellas?
    Decidí cerrar los ojos, por metida iba a armar un buen lío. Pero me fui del local con el estómago apretado y con ganas de gritar por la impotencia que sentía. ODIO las malditas 50 sombras de Grey. No acabé el primer libro, me pareció PATÉTICO. peor de este no pasé de los primeros capítulos (lo intenté, de verdad, pero era tan espantosa la redacción y tan infumable que lo borré de mi ordenador). Te admiro por el temple de haberlo acabado para hacer esta reseña, la cual comparto plenamente con haber leído pocos e infumables capítulos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos padres, sólo por que sus hijos estén ocupados en algo y no molestando, son felices dándoles cosas sin importar la calidad e influencia de las mismas.

      Y es una cosa que me molesta cuando uno crítica una obra. Yo misma en un inicio solía decir que bueno, con tal que lean algo, luego encontrarán cosas mejores. Pero no es cierto. Porque los malos títulos de esto género les van moldeando los gustos poco a poco al punto que sólo buscan lo mismo, al punto que no se emocionan si no hay melodrama barato, abuso, control, etc. Y me molesta que sólo salgan con "ay, pero mi hija es culta, lee bastante". Ya, pero ¿y qué lee? Si encuentran tan creíble que un libro ayuda en la formación de un hijo, ¿por qué no creen que un mal libro lo afectaría de mala manera? Y planteo esto así porque generalmente así defienden estas sagas tóxicas: sólo es ficción, sólo es un libro, no es de verdad, y blablablá. Es molesto.

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Te espero pronto.