Lecturas recientes (todo bien random)

He estado leyendo. Bueno, yo siempre he estado leyendo porque es como una obligación espiritual... ok. No. Pero sí he estado leyendo y vengo a hablar, así bien superficialmente, sobre mis más recientes lecturas (siempre digo que voy a llevar constancia de todo lo que leo pero nunca lo hago, porque soy así de especial, ajá).
Una de las razones por las que he leído un poco más de lo normal es que estuve una semana y dos días sin Internet, y esto y el hábito de siempre, y que era jugar Lord of Shadow o leer, y Gabriel Belmont me ha decepcionado. En fin, comienzo la lista ahora.

Sueño profundo de Banana Yoshimoto.
Siempre quise leer a este escritora porque me enteré que goza de cierta popularidad en Japón. Me gustó esta colección de relatos, más el primero, del que la recopilación toma el nombre, pero los otros dos resultan igual de agradables. Trata con situaciones como la inseguridad de tener un amante casado, la pérdida de un familiar cercano, y toda la melancolía de la vida en general. Me gusta cuando los japoneses abordan estos temas porque lo hacen con una sutileza bien cotidiana.

El parásito (Relato) de Arthur Conan Doyle
Aquí el protagonista encaprichado defensor de la ciencia y sus métodos, escépticamente llega hasta una mujer que, según le dijeron, posee el don de encantar a las personas. Se inicia una relación científica para comprobar este fenómeno parapsicológico en el que el prota (cuyo nombre no recuerdo) poco a poco va descubriendo que se ha dejado demasiado vulnerable, quedando sus acciones completamente a disposición de la extraña mujer con su más extraño amor.
Me gustó mucho el relato, está narrado en forma de Diario, lo que lo hace más íntimo y nos acerca al delirio que sufre el protagonista en su afán de librarse del poder de la mujer.

El señor Nakano y las mujeres de Hiromi Kawakami.
Hiromi Kawakami se está convirtiendo en uno de mis escritoras favoritas con vida, pero he de decir que esta novela no me llegó así como lo hizo El cielo es azul, la tierra blanca y Algo que brilla como el mar. Sin embargo, con esto no quiero decir que sea mala, más me parece que no interioriza tanto en los personajes como en esos otros trabajos, aunque aun así los personajes resultan bastante peculiares. Trata sobre la relación de varios personajes en un día a día que se desarrolla dentro de una tienda de segunda mano (no de antigüedades, de cosas usadas, ojo).

Kitchen de Banana Yoshimoto.
Novela que también habla sobre la perdida de seres queridos. Se desarrolla con ligereza y mucha sutileza y es una lectura bastante agradable, pero de eso no pasa (al menos a mí de eso no me pasó). Mi única queja es que, según la sinopsis y la misma protagonista, ella puede saber mucho de una persona por la cocina que tiene, pero en realidad no se profundiza en esta característica, sí se describe dos que tres cocinas, pero nunca a un nivel mayor, no vi una relación de analogía entre la cocina y la psique de las personas y la de la protagonista.

Siddharta de Hermann Hesse.
He decidido que leeré más a Hesse, pero el porqué elegí este título como el primero, no lo sé. No me arrepiento, eso sí. Es un libro bastante ameno a la vez que profundo que nos pone al alcance de la mano las enseñanzas budistas, si bien no nos hará expertos en el tema, si resulta una vía bastante accesible, como «Budismo 101» Así me lo pareció a mí al menos (XD).


La montaña es algo más que una inmensa estepa verde de Omar Cabezas.
Y lo admitiré antes de comenzar, esta fue una lectura obligatoria de la clase de Seminario de Lit. Centroamericana, pero fue una sorpresa agradable. A parte del sentido de oralidad, de ese sentido de «contar» «narrar» que resulta tan ameno y le da tanta fuerza a la obra, el que el autor narrara más sucesos personales (es un relato testimonial) que guerrilleros, al tiempo que no dejó de lado ninguno de los hechos que marcaron ese periodo y la colectividad que representaron, resulta bastante destacable. A parte de esto, el humor que le imprime a la narración, aunque reduce el trauma y el impacto emocional, moral, no resulta negativo, todo lo contrario. Deberían leerlo si nunca han leído nada de narrativa Centroamericana.

La virgen de los sicarios de Fernando Vallejo.
También lectura de la universidad, de la clase de Narrativa Latinoamericana del S. XX. El narrador es Fernando, el autor, y cuenta sus relaciones (amorios) con jóvenes sicarios en una Colombia desmoralizada, en donde la muerte es tan cotidiana que ya ni se parpadea ante estos hechos. Lectura ligera, con mucha crítica, aunque no es una crítica profunda a mí parecer, que trata de explicar algunas cosas de este mundillo del sicariato sin interiorizar mucho en nada.

Hija de humo y hueso de Taylor Laini.
De narración lenta al inicio, se apresura demasiado al final. Pero a pesar de ser lenta al inicio fue la parte de esta primera novela de la saga la que me gustó, pero casi a la mitad todo se derrumbó. Después de tener a una protagonista comedida, prudente dentro de lo que cabe y con un sentimentalismo normal, ni melodramatizado ni exagerado, en la segunda mitad se convierte en un manojo de inseguridades después de conocer a cierto serafín buenote con el que «sorpresa» (esto es sarcasmo) tiene un pasado en común (y de ahí la atración, el amor, etc. Están, después de todo, «destinados»). Y fue esto lo que en realidad me mató todo, porque resultaba tan obvio que estaba esperando que la autora no se fuera por ahí, pero por ahí se fue. Sobra decir que no pienso leer la continuación. Creo que a esta novela le sobra, y por mucho, lo romántico. Completamente innecesario.

Y esto es todo. Actualmente estoy leyendo Cuentos de amor de Herman Hesse y estoy en sí leo o no Fangirl de Rainbow Rowell con eso de que sólo está en inglés no me decido, me da pereza el inglés (XD). También quiero leer más de Literatura Juvenil, pero hasta el momento no he encontrado saga que desbanque la trilogía Leviathan que tanto me gustó (no sé si así se llama, yo así le digo XD).

Se aceptan comentarios, opiniones y sugerencias. No sientan pena.

Comentarios