Mis sueños... con la familia.

Hola a todxs. Hace tiempo no trabajaba una de estas entradas sobre mis sueños. La frecuencia de estos ha sido la misma, pero no me he dignado en escribirlos, me he limitado a escribir resúmenes en Facebook. Generalmente sueño cosas al estilo “pesadillas” cosas medio siniestras que en realidad no me dan miedo porque me gustan. Suelo soñar con los artistas que a mí me gusta, con mis personajes favoritos, y cosas así. Pero anoche soñé con dos miembros de mi familia: mi mamá y mi hermano menor. Fueron tres sueños en total en donde los tres fuimos los protagonistas. Y aunque no recuerdo el orden, sí los recuerdo con bastante claridad.
El primero del que hablaré se dio en el mar, en una playa del Sur, de donde soy. Varias veces he soñado con mar, con oleaje inmenso, marea embravecida. No me sorprende porque, de hecho, le tengo miedo al mar. Le tengo miedo a las grandes extensiones de agua en general. En el sueño estábamos jugueteando con el romper de las olas. Como cuando niños, que corremos para que la espuma no nos empape los pies. En eso, el oleaje comienza a violentarse de una manera tremenda, tanto así que el agua llegó hasta las champitas (casitas de madera a la orilla del mar en donde generalmente se venden comidas y bebidas, no suelen estar al ras del suelo, sino suspendidas, por los cambios de marea y eso). El oleaje llegó a un punto en que nos hizo querer alejarnos, mi mamá nos grita que regresemos y camina en nuestra dirección, pero cuando lo intentamos se viene una ola más grande. Nos agarramos de uno de los pilares de madera que sostiene la champita, y así nos estuvimos, aguantando ola tras ola hasta que el mar se calmó.

El segundo fue en el patio de la casa de mi mamá, también allá en el Sur. Bueno, al menos fue la casa antes de que mi abuelo repartiera la tierra y mis tíos construyeran. Antes había un patio enorme con muchos árboles frutales y dos gallineros. Pues estábamos mi madre, mi hermano y yo en ese patio. El cielo estaba oscuro. Estábamos limpiando el patio y recogiendo frutas. En eso se oye un trueno, pero fue un retumbar seco, pausado, casi tranquilo. Sin embargo, de pronto, todo se iluminó, y vimos cómo el cielo prácticamente parecía partirse en dos por un rayo que pareció haber caído bastante cerca de ahí. Nos quedamos viendo, la casa nos pareció estar demasiado lejos, y nos refugiamos en el gallinero. Lo gracioso es que nos metimos con cuidado. Las gallinas dormían. Lo más curioso es que también había tres gatos descansando en una hamaca pequeña. De pequeños nunca tuvimos gatos, sólo perros, mi hermano menor es alérgico.
Algo así era, aunque más vieja.
El tercero se dio… bueno. No sé qué pasó. Primero íbamos en bus y de repente vamos a pie. Cosas de sueños, ya saben. Yo llevaba mi laptop (sí, esta misma en la que estoy escribiendo) en la mano. Mi hermano llevaba una mochila, y mi mamá una bolsa con sus cosas de tejer. Veníamos para acá para Tegucigalpa, y en eso le pregunto a mi mamá si trae las llaves, porque no iba a haber nadie en casa, que cómo íbamos a entrar. Se quedan buscando, pero no las encuentran por ningún lado. En eso, por la carretera pasa un auto que se detiene de pronto. Nos hablan pero los ignoramos y seguimos caminando. En eso, el copiloto nos apunta con una pistola, de esas con tambor, pero no le hacemos caso, seguimos caminando, casi corriendo, y nos comienzan a disparar. No nos dan. Y conseguimos llegar a una tienda, parece de esas en la que los viajeros siempre se detienen, y ahí nos quedamos, pensando cómo le íbamos a hacer para llegar.

Y esto es todo. Personalmente prefiero mis pesadillas de fantasía y mis sueños con artistas a soñar con familiares. No soy supersticiosa, pero sí veo los sueños como una manifestación del inconsciente. Aunque en realidad no se me ocurre a qué pueden deberse estos sueños. Quizá no es nada. ¿Qué opinan ustedes?
Bueno, es todo por ahora. Espero leerlos pronto.
Cuídense mucho.
Saludos.


Comentarios

  1. Wow que miedo!! Me causa mucha ansiedad ami soñar con el mar y más si esta mi familia en el jejé ya no cenes nada!! O eso dicen de los sueños no? Bueno quien sabe poco recuerdo
    Te mandó saludos tigrosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo creo que esa noche si cené más de la cuenta. Así que dejaré de darle vueltas al asunto y culparé a la comida (?)

      Jajajaja gracias por pasar.

      Saludos a ti también!

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Te espero pronto.