Reuniendo al equipo EXTRA Free! Iwatobi Swim Club

¡Hola, hola! Aquí yo de vuelta antes de lo planeado jeje. Aunque no lo parezca es el último capítulo que voy a escribir, quiero enfocarme en mis otros relatos, ya saben, los que no son fanfics. En fin. Igual espero que les haya gustado, que lo hayan disfrutado o que por lo menos les haya hecho pasar un buen momento.

Gracias por leer. Lo aprecio mucho. Gracias por seguir el fic desde el inicio hasta el fin (aunque fuera corto XD).
Advertencias: Ninguna.

~Extra~


Es un fin de semana largo —sonrió Nagisa, emocionado. Feriado el lunes, genial, un día más para holgazanear. El instituto estaría cerrado así que Kou no podía obligarlos a entrenar ese día —. ¿Deberíamos planear algo? ¿Tienen cosas que hacer?
Tengo que cuidar a mis hermanos, también tendrán libre ese día. —Makoto fue el primero en contestar.
Estudiar —respondió a su vez Rei.
Haru fue el único que no contestó. Se quedó apesarado. Lunes sin piscina. No era justo.
Ni modo, Haru, no hay nada que podamos hacer —dijo Makoto de pronto, adivinando los pensamientos de Haru.
No pensaba en eso —masculló Haru. Makoto sonrió.
¡Mou! —renegó Nagisa —. No tenemos mucho tiempo libre y ustedes lo gastan en cosas tan aburridas. ¿Estudiar? ¡Rei!
Makoto se sintió desconcertado al inicio. ¿En dónde estaba el -chan? Se quedó viendo a Haru como esperando que éste le diera la razón, pero como Haru seguramente seguía pensando en agua, lo dio por perdido.
¿Rei?
¿Sí, Makoto-senpai?
No, me refiero a que... ¿Rei?
¿Sí, Makoto-senpai? —repitió Rei.
¿En dónde está el -chan?
Nagisa se echó a reír con tanta fuerza que el estómago comenzó a dolerle, pero no se rió de la curiosidad de Makoto, sino de la complicidad en la reacción de Rei, su rostro enrojecido, y el que no parara de acomodarse los lentes. Se estaba delatando solito.
Yo también exijo que Nagisa retire el -chan, ¿por qué sólo Rei? —exigió Haru con seriedad, lo que hizo que Nagisa riera incluso con más fuerza.
De los cuatro, Makoto era el más desconcertado, se sintió un poco apenado, como si hubiera dicho algo que no debía.
¡Nagisa! ¿Qué pasa? —Quiso saber Makoto.
No pasa nada, Mako-chan. —Arrastró el -chan para darle énfasis —. Es que con Rei llegamos a un acuerdo. ¿No es así, Rei?
Antes de que Rei fuera capaz de contestar, Haru dijo:
Entonces exijo lo mismo.
¿En serio, Haru-chan? Entonces... ¿saldrías conmigo?
Haru estuvo a punto de abrir la boca pero... algo había de extraño. ¿Qué acababa de decir Nagisa? No tuvo tiempo de pensarlo, de pronto, la voz de Makoto lo interrumpió.
¡Qué!
¡Nagisa! —gritó a su vez Rei, con el rostro completamente enrojecido.
Tarde o temprano iban a enterarse —canturreó Nagisa recuperándose de a poco del ataque de risa que acababa de sufrir. Había lágrimas en sus ojos, y una sonrisa de oreja a oreja adornaba el resto de su rostro.
¿Saliendo? —repitió Haru, no acababa de procesar la información —. ¿Besos, sexo y esas cosas?
¡Haru! —exclamó Makoto —. ¿Cómo sabes esas cosas?
¿Tiene que ver con tu historia sobre tu primer amor? —inquirió Nagisa —. ¡Lo sabía! Nos mentiste, Haru-chan.
¡Nagisa!
No, yo no he hecho esas cosas —contestó Haru —. ¿Y ustedes?
Pues...
¡No tienes que contestar eso! —Rei selló los labios de Nagisa con sus manos. El rubor de sus mejillas no parecía querer desaparecer.
Te has delatado solito, Rei-chan —Esta vez fue Haru quien alargó el -chan.
¡Haruka-senpai!
Quien pensara que Haru era lo suficientemente desentendido como para no gozar de la desgracia ajena, estaba muy equivocado.
¿Es en serio? —preguntó Makoto.
¡Muy en serio! —respondió Nagisa. Rei sólo asintió, no se recuperaba de la impresión, pero... bueno, tampoco era tan malo.


* * *
En casa de Haru, Makoto no podía dejar de pensar en la súbita revelación. Bueno, esos dos siempre habían sido más cercanos entre ellos que con él y Haru pero... ¿no era porque eran compañeros de clases? “Aparentemente no”, se contestó a sí mismo. El olor a pescado asado ya casi había inundado todo el lugar. Caballa otra vez. Ojalá le hubieran regalado algo de pulpo, para variar el menú. Grandiosamente Haru jamás se hartaba de lo mismo, pero él... “A la próxima lo invitaré a cenar...” ¿Qué había pesando? Makoto se sintió un poco perdido, ¿era eso lo que esperaba de la relación? “Cálmate, Makoto, lo estás pensando demasiado, sólo es comida”. Pero alguien tenía que hacerlo, ¿no? No sólo pensarlo sino dar también el primero paso. “Y ese nunca será Haru...”
Ensimismado hasta el punto de no escuchar nada, Makoto sólo se percató de que Haru le hablaba cuando éste, aún en delantal, le tocó el hombro.
¿Sucede algo?
Nada en absoluto, Haru —sonrió.
Bien, ya está la cena.
Disculpa las molestias.
Haru se ruborizó, pero Makoto no llegó a notarlo.
Estaba pensando...
¿Sí? —inquirió Makoto.
La próxima vez deberíamos salir a cenar.
Claro... ¡Eh!
Pero que sea pescado... algo como atún estaría bien, aunque la caballa...
Los cambios se iban dando de a poco.


~Fin~




¡GRACIAS POR TODO!

No olviden comentar :)

Comentarios

  1. awwwww!!!!!!! :3 me encantoo...ya no va a ver segunda temporada?:B jajaja no te creas xD
    TE FELICITO EN VERDAD QUE BONITO FIC

    ResponderEliminar
  2. ahhhhhhh! esto tiene todo el yaoi que la serie NO tiene!! muero, muero, muero! que hermoso!!!1

    ResponderEliminar
  3. Hola, hola!

    Gracias por leer. Me alegra mucho que hayan seguido la historia a pesar de lo corta que es (sorry por eso).

    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Te espero pronto.