Mis mejores 10 lecturas del 2013.

Todo el mundo lo estaba haciendo, yo sólo quería ser popular...
Bueno, como todo el mundo anda haciendo Top Ten de todo, incluido libros, vengo yo aquí a hacer lo mismo. Leí moderadamente este año, y va a ser difícil un Top Ten, así que en lugar de Top Ten, porque no quiero desvalorar nada, serán diez libros que leí en el 2013 que me encantaron y que ninguno es mejor que otro sino bueno a su propia manera. (Traducción: el orden no importa).


1. La casa de las bellas durmientes.
Este novelita (el disminutivo de cariño, no de otra cosa) es del premio Nobel Yasunari Kawabata, fue una re-lectura. Sí, y es re-lectura por algo y por eso está aquí. Hacer un resumen de esta obra es algo medianamente posible, ¿explicarla? No, mejor me voy a contar las estrellas en el cielo. Algo que siempre he dicho de Kawabata (por lo poco de su obra que he leído) es que siempre deja una sensación inconclusa, pero no es algo malo, de hecho esta sensación es un reflejo de la vida que tiende a detenerse/seguir cuando menos lo esperamos (Se siente más en País de Nieve, a mí parecer). Bueno, a lo que me refiero es que en sus novelas no hay un final per sé, no se cierra un ciclo, no se resuelve un enigma, la vida sigue sin más sea que las cosas se solucionen o no, porque... sí, así es la vida.
Ya, pero hablando de esta obra... es que, es y ya. (¡Qué explicita soy!) Un señor mayor que visita una posada, pero no es una posada cualquiera, es un lugar es donde se droga a ciertas mujeres para que duerman como roca y no despierten en toda la noche, y así los clientes duerman a su lado (nada sexual de por medio). Al protagonista le pasan muchas cosas, o más bien, recuerda muchas cosas mientras duerme al lado de estas chicas (porque visita la posada varias veces y no siempre lo acompaña la misma chica) y siempre es algo (olor, color, textura) en esas mujeres lo que despierta el recuerdo. ¿Con qué propósito? Eso depende del lector, me parece. La manera en que está escrita es sublime (no estoy exagerando) y ¡se imaginan todo lo que se pierde en la traducción! No hay nada, a mí parecer, en esta obra, que sobre o falte. Es maravillosa.

2. Kokoro.
(Ya irán notando la cosa que tengo con la Literatura Japonesa). Kokoro es de Natsume Soseki (el tipo cuyo rostro adorna los billetes de 10 mil yens). Kokoro es... Bueno, antes que nada, al igual que con Kawabata, Mishima, y otros escritores japoneses que he leído, cabe mencionar que el asunto aquí es el retrato humilde de la cotidianidad. No se puede esperar que en una obra de estos escritores ocurra algo de proporciones apocalípticas al puro estilo occidental, así que la mayoría de las batallas son internas y no se ven reflejadas en los sucesos externos (esta gente apenas y levanta la voz), por lo mismo, se crea una sensación de tranquilidad increíble. Sí, lean Kokoro y van a sentir paz, a pesar de todo el desorden interno de los personajes y la complejidad entre estos y las personas que los rodean. O la estructura de la obra en sí, que está dividida en dos partes, con una segunda parte tan roba-aliento (me permito robar esta frase a los amigos anglosajones) que al terminarla ya querrás volver a leerla.

3. Las amistades particulares.
Esta obra trata el tema de las relaciones homosexuales y la religión (era esta o Maurice, pero en lo personal me gustó más ésta). Las amistades particulares es de Roger Peyrefitte. La historia transcurre en un internado religioso en donde dos chicos se conocen y se enamoran, pero al ser un internado religioso, las culpas, “el pecado”, hace que la relación no se desarrolle libremente. La estricta (e hipócrita) moral cristiana es atacada a través de esta historia. La narración y los personajes son bastante buenos; nos engañamos y nos mentimos con ellos, sentimos la profundidad que ha alcanzado el dogma cuando es implantado en el interior de las personas desde pequeñas, sentimos como propio el conflicto y la cólera que esta lucha entre los que nos enseñaron y lo que sentimos y queremos se interpone en el camino. Fue una excelente lectura, con un final en verdad trágico (depende de la persona) que a mí por lo menos me hizo llorar.

4. El castillo ambulante.
El castillo ambulante también es re-lectura, su escritora es Diana Wynne Jones y es la historia que Hayao Miyasaki tomó para crear “EL castillo ambulante de Howl” (No hablaré mucho al respecto para no hacer spoilers). Es una lectura simpática que te hará sonreír y sentirte como niño otra vez. No hay nada verdaderamente sombrío en ello. Las apariencias engañan, como en todo, y no se puede juzgar a nadie por las acciones que estos cometen frente a los demás. Todo el mundo tiene algo en el interior que vale la pena. Esto y más. La verdad es que como lectura ligera esta novela sirve bastante. Y para complementar la película es aún mejor. Si gustó la película la recomiendo y si no, también. (Sophie es realmente genial).

5. Orgullo y Prejuicio.
El clásico de Austen en re-lectura porque (lo acepto con toda la culpa del mundo) amo al Sr. Darcy. Oh, y el lenguaje es exquisito. Los enfrentamientos verbales son de lo mejor. En resumidas cuentas no me importa si el mundo la cataloga como novela rosa (que no es del todo), y aunque a veces yo la denomine mi “placer-culposo” la verdad es que siempre disfruto leyéndola. La relación entre Elizabeth y Darcy siempre me roba uno que otro suspiro, para qué lo niego. De todas formas, y como ya lo dije, para ser una novela romántica, que retrata la vida de una mujer del S. XVIII, tiempo en que las mujeres no tenían otra meta más que casarse, Elizabeth tiene mucho más carácter que las heroínas de las novelas románticas de estos tiempos, que teniendo tantas oportunidades, sólo piensan en casarse con un rico y aceptan cualquier tipo de humillación para conseguirlo (patetismo en estado puro).

6. La trilogía Levithan/Behemonth/Goliath.
De Scott Westerfeld. Esta trilogía es una saga de la tan popular hoy en día Literatura-Juvenil. Ya le creé una entrada pero no ahondé en el asunto. Fue en verdad una grata sorpresa (y todo por el asunto de chica que se hace pasar por chico, soy débil). Una protagonista carismática, insolente y que se las arregla muy bien sola. Un protagonista que sobre el mundo no sabe mucho. Un choque cultural y un universo muy bien desarrollado. Me leí la trilogía de un tirón y no sólo disfruté la lectura y los personajes sino también las ilustraciones que los acompañan. No hay perdida, se los digo.

7. Piercing.
Piercing es una novela corta escrita por Ryu Murakami (sí, literatura japonesa otra vez. Soy débil). La sinopsis despierta la atención de cualquiera: un hombre que acaba de tener su primer hijo, una niña,, y las tentaciones que sufre cada noche, mientras la ve dormir, por lastimarla, hace que vuelque su morbo en otras personas. Es un tipo de violencia controlada y calculada. El que el protagonista sienta deseos de lastimar a su hija no obedece a nada en concreto pero tampoco es algo al azar. El protagonista ama a su hija, pero siente que ya no puede controlarse, y lo menos que quiere es lastimarla. Por lo mismo, para reducir esos impulsos tan familiares y de los que siempre ha huido, planea volcarlos en alguien más. Pero las cosas no siempre sale como se planean. Y que les digo “plot-twist” y de los buenos. (Ok, no tanto, pero sí es grato el desarrollo de los acontecimientos).

8. Algo que brilla como el mar.
(Literatura japonesa... again). Algo que brilla como el mar es de mi nueva favorita Hiromi Kawakami. Algo que brilla como el mar está destinado a enamorarte desde el primer capítulo. Es una sucesión de acontecimientos elegidos por el narrador (y protagonista) aparentemente al azar pero que sirven para darnos una idea del carácter de éste y de su familia, de las relaciones con sus amigos y su familia, de su relación con él mismo. Fue una sorpresa. Yo generalmente no le hago caso a las sinopsis, pero siempre tomo a consideración los títulos de escritores japoneses (soy débil) y así fue como me encontré con éste título, que me encantó y me hizo sonreír un montón.

9. El cielo es azul, la tierra blanca.
También de Hiromi Kawakami. Por facebook lo mencioné tanto que hice que algunos lo leyeran, y es la historia que inspiró el relato que actualmente me encuentro escribiendo. Es sobre dos personas que se re-encuentran. Él, el maestro; ella, la ex-alumna. Sus salidas y sus conversaciones banales, o aparentemente banales, su forma de ser, sus sentimientos, su vida y su soledad. Vamos, es sublime y tampoco estoy exagerando.

10. Botchan.
Ya saben que esto no va en orden por eso que Botchan esté en el número 10 no significa que sea de lo menos mejorcito que leí. Botchan es de Natsume Soseki y es hilarante. Se los digo, reirán mucho. El carácter de Botchan es contradictorio y muy, muy ingenuo (por más listo que él se crea). Lo que dice-hace-piensa no tiene relación alguna. Es el yo interior que a veces tenemos sin darnos cuenta, ese que está ahí y ni lo notamos, pero que igual dejamos que nos guíe. Una lectura simpática, una crítica a la sociedad de ese tiempo (como todo lo de Soseki) que resulta ligera, sin faltar a su cometido, y entretenida.

Ahí están mis mejores diez lecturas del 2013. Mención especial para la saga Nightrunner (El mensajero de la oscuridad) que le leí a volver toditida (los seis libros más la recopilación de relatos). Mi amor por esta saga es de siempre y por eso no la incluí en la lista, pero tampoco la excluyo. Siempre la recomiendo y no dejaré de hacerlo ahora: léanla, no se arrepentirán.
El que espero con ansias *-*
Es todo por ahora. Espero encontrarme nuevos y encantadores títulos este año que viene (que miren que me he topado con unas cosas que no me dieron cáncer por obra y gracia de la Literatura decente, pero que por momentos mi hicieron perder mi fe en la humanidad -no exagero).
Y para finalizar... ¡Acepto recomendaciones!
Saludos.

Feliz año nuevo.

Comentarios

  1. yO lo unico que he leido de escritores japoneses, bueno orientales, es murakami...y solo poe que es lo unico que me llega al pueblo jajaja. ojala encuentre mas titulos. me gustaron tus comentarios, de tu lista solo he leido la del castillo.!! cosa linda, la verdad es que si lo disfrute mucho :3
    te mando saludos y si eres debil! pero que bueno XD jejeje

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Murakami es de los más reconocidos mundialmente, a parte de ser bastante bueno, leí algo de él este año, pero lo que elegí no fue de lo mejorcito de él. "Kafka en la orilla" es mi favorito de Murakami. Y "Las crónicas del pájaro que da cuerda al mundo" no se queda atrás. Me falta por leer 1Q89 (o algo así) siempre la prolongo, no sé por qué XD

      Saludos :)

      Eliminar
    2. Hola. Primero quiero manifestarte mi aplauso por tu gusto por la lectura y la escritura. Y segundo... Me invade la interrogante ¿has leido Tokio Blues de Murakami?

      Eliminar
    3. Mira, la leí pero hace tanto, tanto tiempo, que tendría que volver a leerla porque es como si nunca la hubiera leído. Fue para los tiempos que yo me iniciaba en la lectura y no ahondaba tanto en el asunto.

      Eliminar
  2. pucha yo todos los años me prometo leer más, pero encuentro mil motivos para no hacerlo. empezaré con alguno de tu lista. gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, cuando encuentres la lectura adecuada, te quedarás pegada y ni notarás ni el tiempo ni el esfuerzo, te lo aseguro. Así que tómate tu tiempo que seguro tarde o temprano la encontrarás.

      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Te espero pronto.