Mis sueños zombies.



Tuve un sueño de Zombies. Pero no uno en el que yo tenía controlada la situación y era una Super-mother-fucker-mata-zombies. No. Era un sueño en donde todo ya estaba perdido y sólo estaba esperando a que me comieran XD
Me vengo despertando pero prefiero escribirlo antes de que se me olvide.
La cosa estuvo así:
Dos amigas y yo estábamos cerca de un bulevar de aquí de mi ciudad esperando transporte, pero como no pasaba ninguno y como calculamos que la distancia hasta mi casa en realidad no era tanta, decidimos caminar. Sin embargo, tomamos una ruta alterna y no caminamos la trayectoria del bulevar, sino que nos metimos por las zonas residenciales por “más seguras”.

Íbamos platicando y caminando y bromeando y riendo, y todo parecía bien. En eso notamos que una de las pasadas estaba cerrada, bloqueada por furgones y camiones y nos pareció de lo más extraño y no nos gustó, por lo que decidimos regresar al camino principal. Mientras cruzábamos una calle casi nos atropella un auto porque no se paró ni nada, y de hecho el auto andaba bastante rápido y torpe, y dijimos que no nos extrañaría si el loco que conducía se llegaba a accidentar.
Dicho y hecho, el loco se accidentó. No lo vimos pero escuchamos el golpe, salimos corriendo para ver qué había sucedido, pero cuando encontramos el auto ya no había nadie dentro. Intentamos llamar una ambulancia pero los celulares no funcionaban. Corrimos de casa en casa llamando para pedir un teléfono y alertar del accidente, pero nadie abría, era como un pueblo fantasma.
Concluimos que al llegar a la calle principal nos encontraríamos a alguien y diríamos todo, entonces seguimos caminando. Cuando divisamos la calle notamos que había bastante gente. Primero sólo caminaban rápido pero de pronto comenzaron a correr y a gritar despavoridos. Nos asustamos. Y en eso vemos que más atrás venían otras personas ensangrentadas. Retrocedimos y comenzamos otra vez a llamar a las puertas de las casas y nadie nos abría. Terminamos subiendo a los tejados y ahí nos quedamos un buen rato.
Las cosas de pronto parecieron calmarse porque ya no escuchábamos nada. Mis amigas comenzaron a decir que ya no soportaban estar en el techo y que volviéramos a intentar a ver si alguien nos dejaba entrar. Yo les dije que mejor esperáramos otro rato. Pero una de ella sintiéndose bien valiente, dijo que iba a explorar y luego nos informaríamos de la situación. Jamás la volvimos a ver.
Con mi otra amiga decidimos movernos de tejado en tejado para llegar a las casas de dos plantas para ver si con suerte alguna tenía una ventana abierta. Y así fue. Entramos a una. La habitación, a pesar de que la ventana estaba abierta y hacía sol, estaba oscura. En la orilla de la cama habían dos personas sentadas, pero no decían nada. Mi amigas se les acercó y les habló y al inicio ellos parecieron entender, voltearon sus cabezas en su dirección y le prestaron atención, pero jamás le contestaron. Mi amiga siguió insistiendo, acercándose más, y en eso ambas personas, que eran de lo más normales, se abalanzaron sobre ella. Yo sólo tuve tiempo de salir por la ventana y subirme nuevamente al tejado. (Soy una mala amiga, como notarán XD).
Ya estando en el tejado de una casa de dos pisos, pude ver más. Por las calles caminaban varias personas. Algunas se veían ensangrentadas, pero las otras eran de lo más normales, caminaban normal, parecían dirigirse a un lugar y todo eso. Obviamente yo estaba asustada y ya no soportaba nada. De tanto en tanto revisaba la ventana para ver a sus dos ocupantes. Y en una de esas vi como los dos zombies-no-zombies estaban acostados, como dormidos. Eran como dos personas normales y saludables durmiendo. Igual no me arriesgué, subí nuevamente al techo y esperé y esperé y esperé al borde de la desesperación. No sabía qué hacer. Pensaba que era cuestión de tiempo antes de que aparecieran rescatistas. (Oh, mi ingenua yo XD)
En eso, ya casi entrada la noche, escucho voces procedentes de la ventana. Bajo y me asomo y veo que hay personas inyectándole algo a los dos zombies dormidos. Y como hablaban entre ellos yo pensé que podía hablarles. Eso hice, primero me vieron con desconfianza pero el hecho de que yo pudiera hablar los tranquilizó. Luego dos hombres se llevaron a los zombies, me dijeron que los encerrarían en otra habitación, que los ocupaban. Yo pensé que iban a hacer alguna clase de estudios para determinar lo que estaba pasando y no les pregunté nada.
En eso el tipo que parecía el jefe me comenzó a hacer platica, que no me asustara que ya estaba bien. Me dijo que no sabía gran cosa de la situación que, de repente, personas aparentemente sanas habían comenzado a devorar a otras personas, que al inicio los zombies podían distinguirse por la sangre en sus rostros y en sus ropa, pero que luego habían aparecido otros completamente normales y que no había manera de identificarlos más que hablándoles, porque aparentemente no contestaban, pero resultaba riesgoso porque ellos así te ubicaban. Así que mientras estuviéramos quietos y callados todo estaría bien. También dijo que los que eran mordidos se quedaban muertos, no resucitaban, que jamás se habían encontrado a un zombie a medio devorar, así que no entendían cómo era que las personas se transformaban.
Estábamos varias personas en la sala de la casa, no decíamos nada. De tanto en tanto el jefe y otros hombres se retiraban, yo no sabía adónde iban, pero suponía que era que estaban observando a los zombis cautivos, estudiándolos. De pronto que llaman a la puerta. Todos nos quedamos viendo así a lo “¡pero quién demonios podrá ser”! Yo me hice más al rincón, asustada. En ese aparece el jefe y ve por el agujerito ese de las puertas que nunca he sabido cómo se llaman (perdón) y abre la puerta. Entran dos mujeres y aparentemente eran conocidas de él. Una estaba ensangrentada, pero hablaba, lo que seguía siendo un punto tranquilizante.
Comenzaron a hablar, estaban nerviosas y sorprendidas. Dijeron que afuera todo estaba en calma, y que si se caminaba en silencio, no había riesgo de ser atacado. Rieron histéricas, luego continuaron. Dijeron que los zombies estaban comportándose como personas. Se sentaban, se agrupaban como si estuvieran platicando pero no se decían nada. Me quedé en shock, porque en ninguna película, recordé en ese momento, había visto algo así.
Yo sólo me quedaba viendo al jefe y a los demás, porque como andaban armados y sabían más de la situación que yo, esperaba que tomaran una decisión y que no me dejaran tirada porque no quería morir.
Llaman a la puerta otra vez. Es una mujer y un hombre, el jefe abre pero antes le ordena a sus hombres que estén alertas. Entonces la mujer de las gracias y dice que como vio a dos mujeres entrar pues por eso ella se animó. Ambos comenzaron a relatar las mismas cosas que las dos mujeres habían dicho. Todos estábamos asustados.
En eso uno de los hombres que vigilaba a los zombies llamó al jefe. Esta vez, sin que se dieran cuenta, los seguí. Me llevé tremenda sorpresa a ver a los dos zombies platicando con uno de los hombres. Platicaban como si antes no se hubieran comido a mi amiga, como si no fueran zombies. Pensé en ese momento que tenían una cura y me alegré, pero igual me daban miedo esos dos, después de todo, nadie sabía si se habían curado en realidad o no. Al jefe le valió un reverendo pepino porque los metió en la sala, los unió al grupo. Yo estaba cerca de la puerta, siempre desconfiada.
Todos platicaban en voz baja, como si nada. En eso una de dos mujeres se levantó de una manera algo brusca, como si de pronto tuviera que ir al baño, y al tiempo que ella se levantó, lo hizo uno de los antiguos zombies. Su rostro estaba serio y parecía dudar, no sé por qué, pero entonces se le tira a la mujer y comienza a comérsela, en lo que hace esto el otro zombie se tira sobre la persona que tenía cerca. Los hombres comienzan a disparar. Yo salgo corriendo y me meto en una habitación, varios me han seguido sin darme cuenta. Nos resguardamos ahí mientras nos vemos con desconfianza.
El poder hablar ya no es garantía de nada, y aparte de eso, el alboroto de los disparos pudieron llamar a más zombies.
Esto es culpa de Resident Evil xD
La ventana de la habitación era pequeña y estaba cubierta con una cortina oscura. La corro sólo un poquito para ver afuera. Hay más personas llegando, todos zombies, deduje. Corrí y apagué la luz. Les pedí que por lo más quisieran no gritaran ni hicieran movimientos bruscos. Pedí también sus teléfonos celulares, intenté llamar con todos y nada. Todavía seguía con la duda de si las líneas telefónicas normales seguirían sirviendo pero no me fijé si había un teléfono en la casa. Comencé entonces a explorar la habitación buscando posibles armas, pero se me dificultó porque sólo me iluminaba la luz de un celular. Encontré un destornillador y una vara de metal. Me entró más miedo, ¡qué carajos iba a hacer con eso! Me senté retirada de todos en una esquina, viéndolos con desconfianza, pidiendo que nadie perdiera la cordura. Me quedé dormida no sé cómo.
Desperté porque comenzaron a a llamar a la puerta, y pedían entre sollozos que los dejaríamos pasar. Me asomé por la ventana y noté que ya había amanecido, la habitación estaba más clara, afuera habían personas zombies sentadas en las aceras y en sillas, reunidas y hasta parecían platicar, era inaudito. Todos me veían como si esperaran que yo tomara la decisión. Al final decidí no dejarlos entrar. Por lo que había visto, la casa era grande y habían muchas habitaciones, no me pareció lógico que alguien llamara precisamente a la que estaba habitada. ¿Cómo lo había sabido? Y, ¿acaso no había otras habitaciones en las que reguardarse? Luego les pedí que me ayudaran a mover el armario y la cama contra la puerta, para asegurarla, pero teníamos que levantarlos para no hacer ruido. Así lo hicimos. Notamos entonces que detrás del armario había una puerta. Una puerta vieja pero en buenas condiciones. ¿A dónde conduciría?
La de mi sueño dormía boca arriba, pero esta sirve.
La abrí con cuidado, pero del otro lado tenía la cadena. Se la quité y pasé. El cuarto estaba iluminado, era grande, olía a húmedo y a viejo y estaba lleno de muebles y cajas. Fui caminando lentamente y en silencio hasta notar a una mujer dormida en una cama. ¿Cómo saber lo que era sin ponerme en riesgo? Viera como lo viera, de cualquier manera que intentara despertarla, nada resultaba seguro. Mientras pensaba en esto escucho ruidos en la otra habitación. Maldije en mi interior. Llegué y la cama no estaba en su lugar, sólo el armario resguardaba la puerta. Dos personas discutían. Una de ellas decía que reconocía la voz de la persona al otro lado de la puerta, que teníamos que dejarla pasar. Yo insistía que no, y que si en realidad conocía a esa persona, que saliera sola y se fuera con ella a resguardarse a otro lado. Aunque claro, no había manera de saber si al otro lado de la puerta habían una o más personas. Pero la persona siguió insistiendo hasta el punto que levantó la voz, gritó. En lo que grita, una de las personas que ya estaba dentro de la habitación, se le tira encima y comienza a comérsela, todos los demás comienzan a gritar y de repente otros despiertan como zombies y se los comen. Yo estaba cerca de la puerta así que me metí y cerré y le puse la cadena otra vez.
Esperaba nerviosa que los gritos de la otra habitación no despertaran a la chica que dormía en esa en la que yo ahora me encontraba. Me acerqué otra vez a la chica y seguía dormida. ¿Qué era? Exploré la habitación y vi que no habían ventanas, ni tragaluces ni nada. Estaba encerrada. No quería arriesgarme, si hacia un poco de ruido más de lo normal me notarían, y la ventana era demasiado pequeña como para escapar desde ahí y no había manera de quitar el armario de la puerta sin hacer ruido y terminar siendo almuerzo de zombie. Yo sola me había acorralado.
Cansada, hambrienta, sedienta y ya sin esperanza, me senté en una esquina. Desde mi lugar veía a la chica dormida, yo también quería dormir. Se me fueron cerrando los ojos, estaba muerta de miedo, creía que no volvería a despertar, sólo quería salir de ese lugar, ya no soportaba nada. Me puse a llorar en silencio, claro, por el miedo a despertarla, pero igual la chica despertó, se sentó a la orilla de la cama, medio peinó su cabello con sus manos, y en eso, me vio y me quedó viendo y yo a ella, no sabía qué hacer o qué era ella... desperté.
Sí, así terminó el sueño, pero yo desperté con un miedo terrible y lo primero que hice fui venir a escribirlo.
Son geniales mis zombies, ¿verdad? (O lo que sean XD)
Gracias por leer hasta aquí, no esperé que esto se prolongara tanto.
Saludos.



Comentarios

  1. Yo quiero que escribas una historia con eso *^*

    No, en serio. Me gusta la forma en que no son los típicos zombies ensangrentados y descompuestos... De acuerdo, no sé nada de zombies, pero creo que sirve como descripción general (?). En fin, me ha gustado bastante. Como historia... Tienes una increíble imaginación, hasta cuando duermes XD

    Quisiera recordar mis sueños también, a veces veo historias, pero se me escapan tan rápido...

    Te quiero, niña. Hasta la próxima ;) ♥

    ResponderEliminar
  2. Hola es la primera vez que visito tu blog y me gusta mucho! Tambien suelo soñar con zombies y al despertar me da mucho miedo! Me alegra de que alguien como vos haya experimentado lo mismo! Eres genial saludos..

    ResponderEliminar
  3. Pero a mí no me dan miedo, a mí me encantan, no sé por qué jajajaj

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro, de que no sea yo la única que sueño con zombie, llevo dos noche soñando lo misma, que toda la jente está como zombies y todas ensangrentada.no se que significa este sueño

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Te espero pronto.