Hidaka Shoko (Manga yaoi)


Desde hace más de un mes (más o menos), no actualizo el blog. Me disculpo por eso. Estaba con un revoltijo de trabajos finales y ya no me daban las manos, y antes de eso simplemente me la pasé holgazaneando. Pero basta de excusas, vamos al punto.
No es que sea un asunto en el que yo piense mucho, pero es una pregunta de lo más común, cuando te van esas cosas del manga, o cuando eres fujoshi y amas el yaoi, que te encuentras personas que te preguntan: ¿cuál es tu mangaka favorita? Pues bien, hasta hace poco, yo no tenía respuesta a esto, pero de pronto noté que los mangas de cierta mangaka comenzaron a hacerse una constante en mi vida en el sentido que, o bien se convirtieron en los que más he re-leído en toda mi historia como amante del manga, o cuyas actualizaciones espero con más impaciencia que cualquier otra cosa.
¿De quién estoy hablando? De Hidaka Shoko. Los datos bibliográficos no son de importancia, ya sabemos que esa gente vive bastante en el anonimato, así que de lleno con sus mangas. (Los enlaces que encuentren los llevarán al respectivo manga).
El primero que leí fue Arashi no ato. Me encantó. El manga tiene un aire de cotidianidad sorprendentemente realista. Estos dos hombres que de pronto se ven involucrados en el mismo proyecto, la curiosidad que uno siente por el otro y la relación que poco a poco se va formando entre ellos; todo se desarrolla con una naturalidad envidiable. Se va más allá de las apariencias, la forma como se es en el trabajo y fuera de éste. Como, siendo colegas, uno deja espacio para que el otro entre en ese mundo que sólo a él le pertenece. Y aunque es un tomo único, me parece que el tiempo de la narración, la velocidad de los sucesos y eventos, hasta la conclusión, están bastante bien llevados. De hecho, yo aspiro a conseguir en mis relatos, esta naturalidad, este a día a día tan veraz.

Un día a día mucho mejor desarrollado en Hana wa saku ka, que junto a Juuutsu na asa (del que hablaré más adelante) son mis mangas favoritos. Hana wa saku ka nos trae una relación lenta. Y me refiero a lenta porque cuando la comparamos con la fórmula usualmente utilizada en el manga yaoi, pues aquí la mangaka se permitió tomarse el tiempo necesario para desarrollar la relación. Fue un encuentro fortuito en el metro, como en muchos otros mangas hemos visto, pero esto no lo convirtió en un amor a primera vista. Esto fue el inicio de una relación ambigua, sí, injustificado, por supuesto, ¿qué tendrían que compartir un universitario y un asalariado? La diferencia de edad es un punto importante, porque en serio que las personalidades de los personajes van de acuerdo con esto. La madurez emocional es vital. Un joven desinteresado como muchos, que oculta tantas cosas, que muere por desenterrar uno que otro secreto para así justificar su existencia y decidir lo que hará con su vida. Un adulto que ha tenido un colapso profesional y personal, lo que tanto solía amar ya no lo enciende, y piensa que lleva su vida de manera desordenada, que no hace las cosas en el orden correcto. Hay retos emocionales para ambos, y en este sentido, a pesar de la relación, la individualidad se preserva. Hay decisiones que ser tomadas, y la forma en que lo ven es fascinantemente realista. Esto sólo sirve para confirmar los sentimientos de los personajes, no es una cuestión hormonal, no es un arranque, mucho menos un capricho. Son dos personas que se encontraron y tratan de encajar la existencia del otro en la propia y viceversa. Creo que es uno de los enamoramientos más sanos (ni siquiera yo sé exactamente a qué me refiero con “sano”) que he leído en un manga.

Hay una química igual de interesante en Yuuutsu na asa, y si soy tan ambigua al momento de expresar las situaciones en los mangas, es que no quiero estropearles la historia a nadie, así que seguiré sólo con mis impresiones. Yuuutsu na asa está llena de conflictos. Un joven señor que de pronto se convierte en la cabeza de la familia, un sirviente con oscuros propósitos. El primero tiene lo que el segundo quiere. Tenemos a un personaje principal sincero, para nada pretencioso, y bastante humilde. Luego está el otro, el que lucha por hacerse un espacio en donde el dinero poco a poco va suplantando a los títulos nobiliarios. Es una lucha constante de poder y posición, no sólo entre los personajes principales, sino entre estos y quienes los rodean. Hay conflicto entre lo que quieren y de ellos se espera, entre lo que sienten y lo que es correcto, entre lo que dan y reciben del otro. Pero lo que más genera conflicto viene de la mano de sus sentimientos, hasta llegar a un punto en el que, sin saberlo, uno lucha por la felicidad del otro y viceversa.
Me gustaría decir más de estos tres mangas, pero como ya dije, no quiero estropearles nada, y para hacerle una reseña que le haga justicia, tendría que entrar en todos detalles que seguramente les terminaría arruinando todo.
Pero siguiendo. Hidaka Shoko tiene otros mangas. Otros que no valen la pena ser mencionados, porque son abordados como cualquier otro manga yaoi. Valdría la pena mencionar, sin duda, Hatsukoi no atosaki, que forma parte del universo de Arashi no ato. En este manga nos traen un recuentro. Una persona que acaba de atravesar un divorcio. Otra que no puede establecer ninguna relación seria. ¿Qué los ata? Un pasado en común. Un pasado que se construyó en sus días como estudiantes, con miedos y prejuicios y con la torpeza propia de la juventud. Un tema bastante tocado en el manga yaoi (pero bueno, con tanto manga, en realidad es difícil encontrar algo nuevo), pero bastante bien llevado. Es un tema de segundas oportunidades, de errores enmendados.

No sé si se los habré mencionado, pero a mí lo que me gusta es la cotidianidad. No es que no le dé oportunidad a otras cosas, pero cada vez que encuentro mangas que retratan de manera realista el día a día, siento una enorme felicidad. Aunque me guste el drama, la satisfacción que me genera el encontrar situaciones tan realistas no tiene descripción. Quizá por esto que me gusta Hidaka Shoko. No hay nada excesivamente dramático en sus mangas, y esto, en ningún momento, los hace aburridos o poco originales. Su narración es adecuada, sus personajes debidamente desarrollados, y su arte sobrio y recatado. Creo que estamos ante una mangaka que no se deja arrastrar del todo por las tendencias, y eso se agradece.
Eso ha sido todo por hoy.
En otras noticias XD, estoy trabajando en los relatos de siempre, así como en un par nuevos. Espero traérselos pronto.
Me despido por ahora.
Se les quiere.
Saludos.


PD1: Por cierto, Hidaka Shoko también ha incursionado en el mundo del Josei, pero desafortunadamente, ese manga tiene pocos capítulos, demasiado pocos para hacerme una impresión, (aunque debo decir que promete, y mucho) pero por si les interesa, se llama: Mizutama Puzzle.
PD2: Aunque se agradece y mucho, el trabajo de las traductoras en español (que en inglés avanzan lento porque algunos mangas están licenciados), la verdad es que deja un tanto que desear. Sin ánimos de sonar malagradecida, porque gracias a esas personas leo los mangas, sólo pongo esto como aviso. 


Comentarios

  1. Como siempre, me encantan tus descripciones. Y es que ya por tus publicaciones de facebook me hago una idea de tu amor por Hidaka Shoko y, por supuesto, la naturalidad en la narración... Creo que mencioné que empecé con uno, Hana wa saku ka... Y me quedé en fase "calma-algún-día-tiene-que-llegar-la-actualización" (?).

    Pero están esos mangas que vale la pena esperar. Los que no salen hace meses, pero uno sigue revisando. Y sobre lo de "sano"... Yo lo entendí precisamente así, sano, en el sentido de que el amor que se construye se construye por eso, por el solo amor. Muchas veces, lo que vemos en el manga yaoi son más... No sé, relaciones de dependencia. Y no es que una pareja que se ame no se necesite mutuamente... Pero hay una diferente entre apoyarse, necesitarse, incluso "depender" por momentos; cambiar para entrar en la vida del otro, como decías, porque una relación de pareja es una camino conjunto... Hay una diferencia entre todo eso y la pura dependencia. Así es como leí ese "sano".

    Y ahora tengo que irme, porque tengo una clase a las 8 de la mañana y ya debería alistarme -.- De todas formas... Me dormí sin escribir nada de lo que quería ayer, y leyendo tu entrada y ahora escribiendo esto, en cierta forma siento que también reparé mi omisión narrativa del día (?) XD

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hana wa saku ka es una joya, lo es, porque se toma la paciencia para desarrollar a los personajes, tanto en su individualidad como en sus situaciones como pareja.

      Y sí, eso de estar esperando a veces es tan tedioso, pero vamos, que en este caso por lo menos, vale muchísimo la pena.

      Estoy de acuerdo con lo que dices con lo de la dependencia. Además, generalmente las relaciones en los mangas se forman luego de un encuentro un tanto... no sé, dramático, accidentado, de ensueño (?) O algo así, pero es a partir de aquí que la mangaka se desliga de todos los canones conocidos en el manga yaoi, y se dedica a desarrollar a sus personajes, cosas que no muchas hacen. Quizá no tenga la profundidad psicológica de Yoneda Kou, pero no me atrevo a compararlas porque Kou trabaja en un mundo bastante distinto XD (Algún día hablaré de ella). Los hombres de Kou y Hidaka son un mundo de diferentes. Pero son buenas en lo suyo, ya tienen como una marca psicológica (en cuanto a personajes) que las distingue. Son excelentes mangakas.

      Mucha suerte con tus clases. Y con los escritos, ánimos, que siempre te salen muy bien, y yo te leo :3 jajajaja

      Saludos!

      Eliminar
    2. Gracias por los ánimos, que me hacen falta. Especialmente luego de una clase que sigo sin entender del todo -y para la cual ya malogré un control- a las 8 de la mañana... Lloraré XD

      En otro tema, hay un relato que pinta para ser largo en el que quiero trabajar, aunque solo tengo el principio... Y aunque ahora mismo ande más enredada en el trabajo y las clases, y la verdad que lo tengo de hace tiempo ._. Pero, ¡fe! XD Ya te pediré tu opinión :3

      Yoneda Kou es una diosa de la profundidad psicológica. Otros mangas por los que vale la pena esperar *O* Pero te doy la razón, en que los hombres de cada una son distintos... Porque cada una trabaja en escenarios distintos, y cada una es buena (genial) en lo suyo. Me gustan las dos :3

      Saludos también, ¡y a escribir! (digo, a estudiar, estudiar ._.)

      Eliminar
    3. Si uno se pudiera pasar la vida escribiendo... Pero no! Hay que trabajar. Y luego la inspiración a veces es una jodida y se pierde durante mucho tiempo. No pegamos ni una jajaja

      Eliminar
  2. Ahhh pues suenan interesantes pero sigo sin convencerme mucho por el lado del yaoi, tal vez algún día les eche un vistazo

    Saludos y suerte con el fin de semestre :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y te aseguro que el día que le eches un vistazo, te volverás adicta! Ok. Tal vez no, pero puede que te guste, eh jajajaja

      Gracias por todo.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Me encanta como escribes, es la primera ves que te leo y me encanto XD.
    Gracias por tomarte la molestia de describir tan bien y sin entrar en detalle alguno, los mangas de Hidaka, la conoci por Hana wa saku ka y me parecio increible! por lo mismo que tu dices, no va al grano, como los otros mangas, si no que la historia tiene un desenvolvimiento mucho mas realista sobre las relaciones de pareja, para gustos hay colores y realmente me gusta estos mangas con trasfondos que pueden suceder en la vida cotidiana, los que se hacen esperar y los que tienen tanta historia por contar, en donde el espectador llega a amar al los personajes, tanto que a veces puedes sentir la calidez de los diálogos, la tristeza, alegrias y sus inquietudes...
    Con Yoneda, a ella la ame despues de leer Doushitemo, su historia me gusto que lo lei varias veces y no me aburria... en fin pues.... con ella estoy en las misma.... con Saezuru Tori wa Habatakanai.... esperando esperando y esperando... con sus mangas, no hay momento en el que no pierdas interes alguno, este te mantiene alli, sin ser tediosa, a pesar de los capitulos que pasan y pasan ....y tu sabes no pasa nada de nada XD....
    Has leido a Hinako, el manga de Tyrants fall in love es otro de mis favoritos por la contriversia del uke de aceptar sus gustos, me gusto mucho y espere y espere aunque su final me dejo mucho que desear XD... recien entro a tu blog, me tomare tiempo de leerlo XD, si ya has escrito de ella gomen XD.... Te saludo desde lejos ^__^

    ResponderEliminar
  4. Hola, que tal?
    Estoy por completo de acuerdo con tigo, en la naturalidad narrativa de la autora esta el encanto al despojarse un poco de ese dramatismo innecesario que impera a veces en las historias del género,
    Tal vez lo único que podría reprocharle a la señora Hidaka sea que sus personajes físicamente se parecen bastante entre sí y he llegado a tener confusiones en ese aspecto, por ejemplo: la mayoría de sus personajes de cabello negro se parecen en mayor o menor medida a Katsuragi...un leve detalle al que se corre el riesgo de incurrir cuando se es sobrio en el estilo.
    De todas las historias me quedo con Yuuutsu na asa, el mejor bl que he leído hasta el momento entre muchas otras razones por su seriedad, elegancia, contexto histórico y social pero sobre todo porque el personaje del mayordomo es completamente hermoso y congruente en su desenvolvimiento, la historia explica que él es el resultado de una suma de factores difíciles en los que se enlista la cultura samurai, sus antepasados, su educación, la falta de afecto, la ausencia de una madre, la imposición, la rigidez y el sistema feudal.
    Katsuragi por mucho puede ser subversivo, orgulloso, contradictorio, perverso, seductor, manipulador y calculador pero no cuando se abre y se puede ver a través de sus entrañas, no cuando le importa alguien, no cuando ama y abre esa caja de pandora repleta de emociones contenidas. Es como una cebollita y en la historia apenas se ha despojado de las primeras capas XD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Te espero pronto.