Los ojos detrás del cristal.

Siempre tengo anécdotas para todo. Pero esta vez la omitiré. Pero sí quiero decir que la gran mayoría de mis relatos se basan en experiencias, a veces propias, a veces ajenas, pero al fin y al cabo experiencias reales.
Éste es el relato más corto que jamás he escrito (o eso creo) y lo acabo de escribir. Lo publico sin hacerle muchas correcciones porque también estoy enamorada de la espontaneidad, y porque temo que sí dejo pasar el tiempo pierda lo que me inspiró a escribir esto.
Sin más, espero les guste.
Advertencias: Ninguna.

Los ojos detrás del cristal.
Por Seiren.

Sus ojos no tienen nada especial, son cafés, un poco más claros de lo normal, pero no importa, siempre están escondidos detrás de ese par de lentes que aunque no sé qué graduación tienen, dejan entrever que sufre problemas de vista considerables. Quizá como yo, aunque yo no estoy tan ciega (no sé por qué supongo que él sí lo está). Su sonrisa, bueno, no es tan normal, ríe abiertamente, de manera tierna, demasiado tierna para ser hombre, y no es que esté siendo machista (¿por qué habría de serlo?, soy mujer), todas mis comparaciones de ésta índole tienen como punto de referencia a mis dos hermanos, pero bueno, eso es asunto aparte. Como decía, su sonrisa es hermosa, amplía, sus dientes se muestran impecables, pero sobre todo, parejos; podría decir que es una dentadura casi perfecta. Sus gestos, naturales, a veces forzados, lo normal (no hay mucha normalidad en ese tipo o al menos eso me gusta pensar). Viste como si todos los días tuviera una exposición formal en la universidad. No es que sea malo, simplemente es extraño: pantalones de tela bien planchados, camisa manga larga y corbata a juego. Lo más «casual» que lo he visto es cuando el insoportable calor lo obliga a arremangarse las mangas, el resto de los días, lo mismo: pantalón, camisa y corbata.
Jamás le he dicho «hola», ni «buenos días» o «buenas tardes», y hasta hace poco supe su nombre. Fue por casualidad. En una reunión, pasó al frente y después de presentarse, leyó uno de sus relatos. El relato me gustó, y por alguna razón me sentí identificada. Quise creer que lo había escrito pensando en mí. Bobadas por supuesto. Desconocidos éramos y desconocidos seguiríamos. Sin embargo, no puede evitar fantasear, así que imaginé que a través del impenetrable cristal de sus lentes, y mientras recitaba cada palabra con elaborada paciencia, me miraba a mí. Yo era la protagonista femenina de su relato y él era la voz pasiva que se sumergía en mi subconsciente y me hacía creer que todo cuanto se relataba podía hacerse realidad. Sí. Ambos saldríamos de ese salón, nos detendríamos el uno frente al otro y nos diríamos: «he notado que me miras mucho». Y algo nacería entre él y yo a partir de ahí. Más bobadas. Eso nunca pasaría.
Pero sí es cierto que nos vemos con cierta recurrencia. Para ser sincera, encuentro esa situación no sólo extraña sino también agradable. Me deleita. Sus ojos, escondidos injustamente, se posan en mi rostro cuando yo no lo estoy viendo a él. No pregunten cómo lo sé, lo sé y punto, esas son cosas que se sienten, además, más de una vez lo he pescado desviando la vista incómodamente. Él seguramente habrá notado lo mismo, pero yo soy más directa, y me tomo unos segundos extras antes de apartar la mirada.
A veces me pregunto qué es lo que él tiene que hace que mi vista automáticamente se pose en la suya. No entiendo. Quiero saberlo, claro, pero luego pienso que no quiero que se acabe la magia. Temo que si descubro lo que me atrae de él deje de interesarme. Así somos los humanos. Tenemos la tendencia de amar lo desconocido. No es absurdo, es ideal, es mejor. Por eso jamás le hablaré, intercambiaré una que otra sonrisa tímida, ocasional, trascendente; y luego fantasearé con lo que puede llegar a ser, pero que deseo que nunca sea.

Comentarios

  1. Como todos tus escritos; maravilloso.
    Encontré uno que otro error, pero me has dicho que no le has hecho corrección.
    Me gustó… lo que no me gustó, fue que estás muy fantasiosa últimamente, y lo que es peor aún, que no estoy yo en ninguna fantasía!!! Jajajaj es broma, nena n.n
    Te quiero mil, un beso y espero seguir leyéndote.

    ResponderEliminar
  2. Es que sería un relato tan largo que jamás terminaría de escribirlo!!! Y no es broma, pero es buena idea. Debería comenzarlo a escribir un día de estos.

    Muchas gracias por siempre ser la primera en leerme (aunque no lo creas me da cierta "penita") Y en cuanto a las correcciones, supongo que de aquí a mañana se las haré.

    Gracias por todo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nadita. De hecho, gracias a ti por confiar en mí. ¡Te quiero! n.n

      Eliminar
  3. Holaaaaaa... hermoso relato. El inicio de un bello y apasionado amor. Me encantan las historias, con esa pizca de romanticismo.
    Te dejo un cálido abrazo desde Perú.

    www.nurinotas.com

    ResponderEliminar
  4. No tengo palabras y las que tengo quisiera que llegaran a hacerte sentir aunque sea una cuarta parte de lo que produce en mi la primera frase. Estoy completamente llevada de esta historia, tus palabras logran tocar todos hasta convertirlos en solo uno, y producirme una euforia en mi cuerpo que nose si aon recuerdos o momentos de mi vida pasada que quiero volver a sentir para volver a sonreír y llegar a ese extasis.
    No he podido entender de que son ¿De que estan hechos los recuerdos? Pero logran hacerme saborear el cielo. Asi mismo las mujeres me producen lo mismo son ese cielp embaucador que quiero probar, soy de esas que crecio esperando asu princepe azul y como cosa del destino me he enamorado de las mujeres y me he perdido en el intento como tu dices me he perdido de capítulo, aun espero encontrarlo. Quisiera llenarte de palabra, de agradecimientos pero me tienes en la luna con esto.
    Besos
    Att la que espera un segunda Parte de todas tus historias

    ResponderEliminar
  5. El anterior comentario ea para el relato de dulce desvelo lo siento pero necesitaba escribitw donde fuera
    Att la que espera un segunda Parte de todas tus historias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Te espero pronto.