¡Hola 2012!



Ahora que hemos llegado al 2012 (año catastrófico según ciertas profecías de las que no puedo sino reírme), es inevitable mirar atrás y recordar todo lo que significó el 2011 para nosotros.
En lo personal, el 2011 fue un año de cambios, un año en el cual cometí muchos, muchos errores, pero también, en el cual decidí por fin ponerme a pensar solo en mí misma, y es que cuando te crían en una familia con valores tradicionales se forma en ti esa pequeña carga que te dice diariamente cómo comportarte para así cumplir con las expectativas de la familia. Pero —y sin ánimos de sonar grosera—, yo mandé todo eso a la mierda y decidí por cuenta propia, sin importar lo que pensarán los demás, qué era lo que quería y quiero hacer con mi vida.

Los cambios siempre son difíciles, pero siempre son un paso para algo más. Los cambios están llenos de sacrificios y de momentos agridulces, y a veces son tan pesados que te hacen dudar, te hacen querer dejar de aferrarte de esa decisión o decisiones que tan fervientemente tomaste y que fueron resultado de mucha meditación. Pero los cambios son necesarios. No se puede vivir aferrado a la ilusión de que eres feliz cuando por dentro estás más muerto que una roca.
Por eso este 2012 espero seguir creciendo como persona, como amiga, como hermana, como hija, como nieta... Encontrar la fórmula secreta que te permite estar gusto contigo y con los demás sin lastimar a nadie, sin decepcionar a nadie, sin darle la espalda a nadie. También espero terminar de una vez por todas con esas mentiras que tanto consciente e inconscientemente me digo a mí misma. Las cosas como son.
Otro de los aspectos en los que quiero mejorar es en la escritura. No puedo (aunque quiero y a veces me refiero a mí misma como tal) llamarme escritora. No aún. Creo que no tengo el nivel suficiente para autoconcederme semejante título. Pero aprovecharé al máximo todo lo que está a mí alrededor para seguir creciendo en ese aspecto.
Me dedicaré vehementemente a mi nueva carrera, a la que elegí yo sin presiones y sin influencias externas. Daré lo mejor de mí para sacar buenas notas, para participar en todos los proyectos que la facultad organice (o por lo menos en tantos como pueda), para terminar la carrera en menos del tiempo estipulado.
Muy pocas veces veo a futuro porque no quiero que mis aspiraciones se terminen convirtiendo en sueños o ilusiones, pero lo que tengo en mente para futuro no es demasiado glamoroso ni pretencioso, simplemente busco un trabajo en lo que amo, una vida pacífica, un lugar propio... Y aunque esta resolución apenas surgió el año pasado, este nuevo año me aferraré más fuertemente a ella, y espero que todos ustedes, los que siempre han estado conmigo aun en la distancia, puedan verme crecer.
Muchas gracias por su apoyo. Deseo que este 2012 sea un año de cambios para todos ustedes, un año bueno, un año en que experimenten tantas cosas que quedarán con la sensación que han vivido mil vidas. Para simplificar las cosas, este 2012, les deseo lo mejor.

Los quiere.

Ana C. Medina (A.K.A Seiren)


Comentarios

  1. Feliz año nuevo!!! y recuerda que siempre te apoyaré en toodo lo que tú decidas, querida. :) Siempre te daré mi punto de vista respecto a las cosas, pero nunca intentaré cambiar tus desiciones. Te quiero mucho.

    ResponderEliminar
  2. Gracias @Prizel, tú siempre has estado para apoyarme. Aún sigue siendo un misterio el que puedas soportar todas mis rabietas y loqueras.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Te espero pronto.